17 meses de cárcel y multa de ¡750 millones!

La justicia británica ha condenado a Bernie Ecclestone a 17 meses de cárcel y a pagar una multa de 653 millones de libras (unos 757 millones de euros). El antiguo magnate de la Fórmula 1 se declaró este jueves culpable de ocultar al fisco más de 400 millones de libras y cerró de esta manera una larga pelea con la justicia que se inició con las primeras investigaciones hace más de ocho años.

Acorralado tras esta larga pelea contra el fisco, Ecclestone ha llegado a un acuerdo con la hacienda británica para el pago de 653 millones de libras, por los impuestos no pagados de los últimos 18 años. Además, también ha sido condenado a 17 meses de prisión, aunque este castigo queda en suspenso durante los próximos dos años y no ingresará en prisión a menos que reincida.

Según el tribunal, Ecclestone no declaró un fideicomiso en Singapur con una cuenta bancaria en la que había unos 400 millones de libras y, además, mintió a la hacienda británica cuando esta le cuestionó sobre el tema en una reunión en 2015. El ex dueño de la Fórmula 1, que en primera instancia negó los cargos, aseguró por entonces que solo estableció un fideicomiso en favor de sus tres hijas: Deborah, Tamara y Petra.

Según el fiscal, las respuestas que dio en aquel momento Ecclestone, que actualmente tiene 92 años, fueron «erróneas» y podían «inducir a error», al mismo tiempo que esclarece que el acusado no era consciente de su posición y no podía dar una respuesta clara.

La fortuna de Ecclestone

«El señor Ecclestone no sabía con exactitud cómo la propiedad de estas cuentas estaba estructurada. Por lo tanto, no sabía si tenía que pagar impuestos, intereses o multas en relación a las transferencias entre cuentas. El señor Ecclestone reconoce que fue un error contestar a las preguntas porque podía provocar que el HMRC (la hacienda británica) dejara de investigar sus asuntos. Ahora acepta que hubiera que pagar impuestos por ello», aseguró el fiscal.

See also  Un palco por 3 millones para 849 años

Ecclestone fue el presidente de Formula One, la organización que controlaba la Fórmula 1, hasta 2017, unos meses después de que Liberty Media se hiciera con el control del deporte automovilístico más importante del mundo. El británico vendió la F1 al grupo estadounidense en un acuerdo cifrado en unos 8.000 millones de dólares, por lo que cuenta con dinero de sobra para hacer frente al ‘mordisco’ que le ha propinado la justicia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *