beso para la historia e hidalgo

Una de las personalidades que no se quiso perder la Super Bowl fue Taylor Swift. Había ciertas dudas de que la cantante pudiera estar en el Allegiant Stadium de Las Vegas para acompañar a su novio, Travis Kelce, en esta nueva final. Su gira mundial le lleva ahora a Japón y lo tenía complicado para estar, pero no se lo perdió y seguro que mereció la pena, pues la artista fue sin duda una de las granes protagonistas de la noche.

Minutos después del pitido final, Taylor Swift bajaba al terreno de juego y fue ahí cuando se fundió en un largo abrazo con su pareja, el jugador de los Chiefs, Travis Kelce. Una bonita imagen que no pasó desapercibida y que está dando mucho juego en redes sociales y medios de comunicación por el apasionado beso que se dieron delante de cámaras y aficionados, al más puro estilo Iker Casillas y Sara Carbonero en Sudáfrica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *