Estampitas entre las transparencias e inspectores de Hacienda

Gloria Salgado

Jueves, 16 de noviembre 2023, 21:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

La alfombra roja de los Grammy -Latinos o no- nunca ha destacado por los elegantes estilismos de los que por ella pisan. Esta moqueta no es, ni mucho menos, un escaparate para que las firmas de lujo se luzcan, como ocurre en los Oscar o Cannes. Es más dar el cante o el do de pecho, como la ‘influencer’ Jessica Goicoechea, enfundada en un ajustado vestido negro que dejaba a la vista sus trabajados abdominales y su escote, con una fina tira de tela para, al igual que en redes sociales, esquivar la censura.

Goicoechea se ha convertido en la sorpresa del paseíllo inicial, aunque la protagonista ha sido, como se esperaba, Rosalía. La artista internacional, que en la pasada edición triunfó gracias a su ‘Motomami’, será la primera en actuar en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla, escenario del primer encuentro de la cantante y su exprometido, Rauw Alejandro, después de su ruptura. Los tiempos están muy medidos para evitar cercanía entre ambos, algo que será mañana complicado si, como asegura el tiktoker Abel Planelles, viajan en el mismo avión comercial con destino a Miami.

Un trance que podría ser más llevadero gracias a la estampita de la Virgen de la Macarena que un joven sevillano de nombre Virgilio ha regalado a Rosalía y a otros de los artistas, como Bizarrap y Shakira, que serán los encargados de poner el broche a la gala, que por primera vez se celebra en España. Ambos descansan en el hotel más lujoso de la perla del Guadalquivir, el Alfonso XIII, cuyo coste por noche supera los 900 euros.

En el prestigioso establecimiento también se aloja Alejandro Sanz, que ha sido visitado por dos inspectores de Hacienda para notificar la deuda de tres millones de euros que arrastra por sus propiedades en Miami. Un amargo trance que podría llevar mejor gracias a la joven de 30 años con la que se le ha visto paseando por la ciudad.

See also  El Irán de Raisi: la destreza de navegar las turbulentas aguas de la política global

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *