Javier Milei era lo esperable

El recién elegido presidente de Argentina Javier Milei, del partido La Libertad Avanza, habla tras el cierre de las urnas en la segunda vuelta presidencial el 19 de noviembre de 2023 en Buenos Aires, Argentina. (Tomas Cuesta/Getty Images)

¿Será su gobierno una distopía? 

Los pronósticos más fatales se cumplieron y finalmente, el excéntrico ultraliberal y ultraconservador Javier Milei se impuso al ya saliente ministro de Finanzas, y candidato peronista, Sergio Massa. Tampoco es que la victoria de este hubiera sido algo fácil de explicar cuando, en parte, concurría a los comicios como el responsable de una situación económica insostenible, lastrada por la hiperinflación y el endeudamiento. 

En todo caso, lo cierto es que se cumplió una tónica que viene repitiéndose en el continente latinoamericano desde hace años, inclusive, desde antes de la pandemia. Y es que desde 2019, de los 18 comicios presidenciales celebrados en la región, solo en Nicaragua -lastrada por un escaso cariz democrático- y en Paraguay, en las elecciones celebradas este 2023, en donde se volvió a imponer el Partido Colorado, hubo una repetición a modo de victoria del partido de gobierno. A tal efecto, en 16 casos hubo un relevo en la jefatura del Estado proveniente de la oposición. De hecho, en cinco de ellos, se impuso la derecha -El Salvador (2019), Guatemala (2019), Costa Rica (2022), Ecuador (2023) y Argentina (2023). Asimismo, en otros cinco venció la izquierda -Bolivia (2020), Perú (2021), Chile (2021), Honduras (2021) y Colombia (2022). Finalmente, en el mal denominado centro, se consumó un reparto entre tres experiencias de lo que se podría llamar centro-derecha, como son los casos de Uruguay (2019), República Dominicana (2020) y Ecuador (2021); frente a las que habría otras tres de centro-izquierda, como son los resultados de Argentina (2019), Brasil (2023) y Guatemala (2023).

Expresado de otro modo, esto se puede encontrar en el marco problematizador de la campaña electoral de Javier Milei, quien se dedicó enteramente a dirigir sus críticas y compromisos por desmontar una “casta política” que, según él, ha terminado por apropiarse de la riqueza del país hasta su extenuación. Así, es el rechazo inmediato a las élites gobernantes y la falta de confianza ciudadana lo que explica en buena medida las profundas oscilaciones sobre los resultados electorales de la región. Esto guardaría profunda relación con un importante déficit de representatividad de la democracia, tal y como se expresa en el último reporte del Latinobarómetro, publicado en 2023. Un perfecto medidor de la cultura política del momento y que se traduce en cifras preocupantes, que afectan a buena parte de la región. De este modo, a más de la mitad de la ciudadanía latinoamericana la democracia le resultaría indiferente. Incluso, en países como Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, República Dominicana o Venezuela, más de la mitad de la población reconoce en la actualidad no sentirse preocupada si a su país llegase al poder un gobierno no democrático siempre que sirviera para resolver sus problemas …

See also  El barco de Teseo', el artefacto metaliterario y analógico de J. J. Abrams que arrasa en la era digital

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *