Miguel Del Arco ilumina la «profunda oscuridad» de ‘Rigoletto’ en el Real

‘Rigoletto’ es con ‘Aida’ la ópera más popular en la historia del Teatro Real. Regresa al coliseo lírico en una producción dirigida por Miguel del Arco que quiere «iluminar la profunda oscuridad» de la ópera de Verdi y destacar el «feminismo» que ya estaba en el libreto. «Habla del poder, de la falta de justicia y del abuso a las mujeres» dice Del Arco, que sin querer ser feminista, cambia el papel de Gilda, la martirizada hija de Rigoletto, «por lo común cursi, infantilizada y relamidita» por el de «una mujer que sabe lo que quiere». Con tres repartos en los que destacan Javier Camarena, Ludovic Tézier y Adela Zaharia, a la batuta está el italiano Nicola Luisotti.

«En ‘Rigoletto’ coinciden la palabra justa y la música perfecta», se felicita Del Arco. En su dramaturgia busca la «mirada contemporánea» que «interpele al espectador del siglo XXI con cosas que hay en el libreto». Un argumento «de oscuridad terrorífica, devastadora y que habla del abuso de poder en todos los estratos», señala del Arco.

«No hace falta tanto incidir en el feminismo, porque ya estaba ahí y eso es lo que hemos contado. El teatro para mi siempre es conflicto y si se termina por infantilizar a Gilda, como se ha hecho en versiones anteriores, esta obra pasa a un grado menor», dice el director. Cree que en ‘Rigoletto’ «se reivindica el feminismo como igualdad y como una manera diferente de mirar el mundo; y eso es lo que es Gilda, el único personaje que no deforma, sino que transforma».

«Queremos iluminar la profunda oscuridad de Rigoletto, elegir la bondad, el amor y la compasión como las fuerzas realmente revolucionarias», dice Del Arco. Su puesta en escena «retrata las luchas de poder, la depravación y la crueldad de una sociedad corrupta y degenerada, en cuya mascarada participamos todos», destaca.

See also  Festivales en Alicante 2024 | Juan Magán, Delacalle y JC Reyes completan el cartel del Negrita Music Festival en Alicante

Indaga así en la angulosa personalidad de Rigoletto, «víctima y verdugo, maltratado y maltratador», convirtiendo la obra en un «descorazonador retrato de nuestra sociedad actual, complaciente con las actitudes más espurias y crueles».

El maestro Nicola Luisotti establece también un paralelismo de la ópera con los tiempos actuales. «’Rigoletto’ es importante porque toda la gente con poder parece que tiene a una mujer para disfrutar, y eso es un error increíble. Con esto podemos demostrar que se puede cambiar la historia en el presente» dijo el maestro italiano, para quien la ópera de Verdi es similar a un grito de «basta ya».

Entendible

«Está en nuestra memoria colectiva y cualquiera es capaz de entonar ‘La donna è mobile’, pero no entendemos de qué va ‘Rigoletto’, y esta producción hará que todos lo entiendan», promete Joan Matbosch, director del Real sobre una de las óperas más queridas y representadas a lo largo de toda la historia del coliseo.

Javier Camarena y Adela Zaharia en 'Rigoletto'.

Javier Camarena y Adela Zaharia en ‘Rigoletto’.


R. C.

«Lo peor que se puede hacer es romantizar el personaje», plantea Javier Camarena, tenor que encarna al Duque de Mantua, en uno de los tres repartos. Cree que «la ópera sirve para crear conciencia además de el entretener». «No hay que cerrar los ojos a lo que ocurre, sino analizarlo y cambiar nuestra forma de ver», aseguró tras comparar a su «terrible» personaje con el Hans Landa que Christoph Waltz encarnó en ‘Malditos bastardos’.

Censura

El estreno de Rigoletto en La Fenice de Venecia, en 1851, se las vio con la censura, que se opuso a la descarnada visión de la vida cortesana que refleja el libreto de Francesco Maria Piave -a partir de ‘Le Roi s’amuse’ (El rey se divierte) de Victor Hugo. Cuanta como un contrahecho y perverso bufón de la corte trata de evitar que su hija Gilda caiga «en la oscuridad de un mundo terrible» encerrándola, mientras que el depravado Duque de Mantua tratará de seducirla.

See also  'Aunque digáis lo contrario', el artículo ganador del IV premio de Periodismo David Gistau

En coproducción con la ABAO Bilbao Ópera y el Teatro de la Maestranza de Sevilla el Real ofrecerá entre el 2 de diciembre y el 2 de enero 22 funciones de ‘Rigoletto’, representada en 60 temporadas en los primeros 75 años años del teatro. Es la cuarta producción de ‘Rigoletto’ desde la reapertura del Real, después de las de Daniel Lipton y Graham Vick (2001), Roberto Abbado y Monique Wagemakers (2009) y Nicola Luisotti y David McVicar (2015).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *