‘¡Sálvese quien pueda!’, la vida después de ‘Sálvame’

Sostenía Samantha Hudson que la presentación de ‘¡Sálvese quien pueda!’, en Habanera, un restaurante ubicado en la Calle Génova de Madrid, era un momento «bastante icónico», una distendida reinterpretación de la última cena, aunque a los comensales les quede cuerda para rato. Algo de eso hay porque a los colaboradores de ‘Sálvame’ no se les había vuelto a ver en este formato de merienda -más bien ‘afterwork’, porque hubo hasta cócteles reimaginados para la ocasión con nombres como el Chuminero Mix- desde que el programa de corazón echase el cierre en Telecinco, el 23 de junio de este mismo año. Víctor Sandoval, Kiko Hernández, Chelo García Cortés, María Patiño, Belén Esteban, Lydia Lozano, Terelu Campos y Kiko Matamoros volvieron a reunirse este martes para demostrar que, después de todo, hay vida más allá de ‘Sálvame’ y lo hicieron con una caótica rueda de prensa, llena de pullas, interrupciones y gritos, que recordó al programa al que han estado vinculados durante catorce años.

En verano, tras la cancelación del exitoso espacio, los ocho hicieron la maleta y cruzaron el charco para probar suerte en Miami y México, de la mano de la misma productora, La Fábrica de la Tele, y Netflix. Sin haber visto los seis episodios -los tres primeros, que se desarrollan en Miami, se cuelgan este viernes en la plataforma; para los otros tres, rodados en México, habrá que esperar hasta enero-, ya se puede adelantar que lo de encontrar una oportunidad laboral sale mal, para regocijo de los espectadores. «No creo que ninguno de los que estamos aquí tuviéramos expectativas de encontrar trabajo. Eso era el huevo Kinder y la sorpresa es el maravilloso programa que nos han dejado hacer», explicaba Kiko Matamoros sobre este ‘docureality’ que sigue a la ‘troupe’ por el continente americano en una suerte de alocado ‘road trip’.

Para todos ellos la experiencia ha sido «muy positiva». «Hemos estado como una familia, a veces nos matábamos, otras veces nos queríamos, pero me siento muy orgullosa de estas ocho personas que estamos aquí. Va a haber muchas risas y los espectadores van a disfrutar, a sonreir y a evadirse de todo», adelantaba Belén Esteban con la solemnidad, y una pizca de afan de protagonismo, que casi siempre le caracterizan.

A Kiko Hernández, que ha compartido escenario con compañeros como Matamoros o Lozano durante veinte años, el viaje le ha permitido conocerlos mejor. «En ‘A tu lado’ o ‘Sálvame’ -ojo, que también le recordaron, con cierta sorna, que ‘Mejor llama a Kiko’ sigue en antena- estabamos encerrados en un plató de televisión, de pronto salir fuera ha sido increíble porque no conoces de verdad a alguien hasta que convives con él y duermes y ves cómo ronca». Y, con la maldad que le caracteriza, añadía: «Hemos tenido que salir a Miami para que Chelo hable».

Buena parte de la magia de ‘Sálvame’ estaba en la espontaneidad de lo que sucedía en el plató, algo relativamente difícil de replicar en un ‘reality’ que parte de elementos ya guionizados y cuyo resultado final depende de la edición. Hasta 43 personas se desplazaron a Miami y México, en un rodaje que ha contado con cinco directores capitaneados por David Valldeperas, responsable también de la dirección del extinto ‘Sálvame’. Matamoros alababa el pasado martes el trabajo del equipo de redactores por lo bien que han jugado con el factor sorpresa. «No teníamos ni idea de lo que íbamos a hacer hasta diez minutos antes», reconocía quien describía esta experiencia como «tremendamente enriquecedora» a nivel personal y profesional, pese a las «agotadoras» jornadas de trabajo. «Creo que hemos mirado hacia atrás con perspectiva y todos hemos entendido este reto profesional como un regalo y una oportunidad de volver a estar al lado de la gente que nos ha querido y que nos ha odiado, de las millones de personas que nos echan de menos».


Estampas del viaje a Miami.


Felipe Hernández

Imagen principal - Estampas del viaje a Miami.

Imagen secundaria 1 - Estampas del viaje a Miami.

Imagen secundaria 2 - Estampas del viaje a Miami.

En este sentido, María Patiño aseguraba que la edición del primer episodio, el único que han podido ver los ocho, hace justicia a lo que vivieron en Miami. «Yo he sido siempre muy reacia a los ‘realities’ porque me gusta vivir las cosas en directo en la televisión y una cosa es lo que tu vives y lo que sientes y otra lo que sale ya con el programa editado, pero aquí he visto reflejado lo que yo he vivido», comentaba. Para la periodista, que permaneció quince minutos en silencio durante la rueda de prensa hasta que Lydia Lozano y Kiko Hernández hablaron de ella como la gran revelación del reality, la experiencia ha sido «sanadora». «Llevo 24 años trabajando en televisión, he tenido la suerte de hacer de todo y jamás he llegado a sentirme tan orgullosa de un trabajo como con este. Si admiraba a mis compañeros, ahora me pongo de rodillas, porque siempre he trabajado pensando en el público, pero muchas veces lo hacemos desgastados y cuando he visto a esta gente hacer lo que saben hacer, que es entretener, he dicho: ‘¡Hostia, qué suerte tengo!’. Si conseguimos que os descojonéis, os juro que ya no quiero pedir nada más porque es lo único que pretendemos los ocho».

See also  Pablo Berger gana con 'Robot Dreams' el premio a la mejor animación europea

Otras realidades

Este nuevo programa, que se lanzará en 192 países a la vez, también les ha permitido conocer la realidad televisiva de Miami y México y constatar que, como decía Hernández, «no hay nada que se parezca a ‘Sálvame’». Es más, los colaboradores probaron suerte ‘Siéntese quien pueda’, un programa que se hace en Miami y se inspira en ‘Sálvame’ y poco tenía que ver. «A mí me ha sorprendido mucho la falta de espontaneidad, todo el mundo tiene pinganillo y todos saben cómo tienen que interactuar», explicaba Patiño, sorprendida por el caro nivel de vida que se estila allí: «Para vivir cómoda tienes que trabajar el triple, y en México es tal el nivel de programas y de series que es muy difícil destacar».

Y aunque a menudo pasaban desapercibidos entre la muchedumbre, las incursiones en el barrio cubano de Miami sí les granjearon su buena ración de popularidad. Lozano recordaba, por ejemplo, cómo un camarero se acercó a felicitar a Kiko Hernández por su futura boda con Fran Antón o que una señora persiguió a Patiño porque conocía a Rocío Jurado y quería enseñarle las fotos que tenía en casa de la más grande. «A mí me dijo: ‘Tu eres la llorona’», rememoraba con guasa la periodista, artífice del baile chuminero. Hernández, a su lado, lanzaba la exclusiva: «En ‘¡Sálvese quien pueda!’ Lydia llora», comentaba entre risas, si bien Patiño insistía en que esta vez ella la ha superado. «Kiko decía que era la Bustamante del ‘reality’», asumía. No en vano, Víctor Sandoval apelaba en esta puesta de largo no solo al humor del espacio, sino también a las emociones. «A mí me encantará que os divirtáis, pero también que os emocionéis porque hay una parte muy emotiva de todos nosotros y creo que hay mucha gente a la que veis como malos que os vais a dar cuenta de que también tienen corazón», decía apuntando a Matamoros.

See also  Alcaraz golea a Djokovic y se queda a una victoria de Nadal después de 200 partidos

No faltaron las pullas y los ataques a su antigua casa, Mediaset. «Es tan fácil trabajar sin que te den una lista de personas de las que no puedes hablar», dejaba caer Belén Esteban en relación al código ético del grupo de comunicación que dibujó la primera línea roja en ‘Sálvame’, poco después de entonar el ‘Libertad sin ira’ de Jarcha. La princesa del pueblo, que este jueves cumple cincuenta años, confirmaba durante la rueda de prensa que Mediaset y La Fábrica de la Tele han partido peras e iba más allá: «Si no te lo digo reviento. El único dinero que va a ganar Mediaset este año es por Netflix, no por lo que hace, así de claro». Aseguró la Esteban incluso que apreciaba a Ana Rosa Quintana, pero que no la veía en una hipotética segunda temporada «porque está muy ocupada en ‘TardeAR’».

«El único dinero que va a ganar Mediaset este año es por Netflix, no por lo que hace, así de claro»

Precisamente sobre el futuro laboral de los ocho versó buena parte de la recta final de la conferencia de prensa. «Yo espero que los objetivos por los que se nos han contratado se cumplan y hagamos no dos, sino catorce temporadas, y podamos pedir más dinero», decía Matamoros. ¿Cabe la posibilidad de que el reality abra la puerta a otro tipo de espacio más similar a ‘Sálvame’? Chelo García Cortés, María Patiño y Lydia Lozano se mostraron a favor. «A mí me encantaría que Netflix arriesgase e hiciera como Prime Video va a hacer con ‘Operación Triunfo’, que lo va a emitir en directo. Desde que se acabó ‘Salvame’, he notado que la gente quiere que volvamos», explicaba Lozano. Matamoros, en cambio, dejaba claro que prefiere trabajar más bien poco: «Ya soy mayor y si esto se puede hacer cada seis meses, sería cojonudo, pero no estar todos los días currando, que llevo casi 50 años así».

De momento, los seguidores de ‘Sálvame’ tendrán que conformarse con ‘¡Sálvese quien pueda!’, un ‘reality’ en el que, contaba Terelu Campos, «vais a encontrar la esencia de ‘Sálvame’ y a los detractores les va a encantar porque van a encontrar muchos motivos para sacarnos la piel a tiras». «Lo que vais a ver es nuestra esencia, sin filtros, como somos», corroboraba Sandoval.

Juega a favor del espacio la personalidad de cada uno. «Es que -reflexionaba Campos- el éxito de ‘Sálvame’ tuvo mucho que ver con lo diferentes y marcados que eran nuestros perfiles. Hubiese sido horroroso un ‘Sálvame’ con catorce Terelus». Por cierto, que la mayor parte de ellos coinciden en que si hubieran podido nominar, hubiesen nominado a Terelu, incluida la propia Terelu. «Desde el aeropuerto pensé que era un coñazo de mujer… Hasta que cambio y se dio cuenta de que tenía que ser autónoma», afirmaba Matamoros, que asegura que ahora no nominaría a nadie, ni siquiera a Lydia Lozano, con la que ha tenido sus más y sus menos a lo largo de toda su trayectoria televisiva. «Es que eso es la amistad, yo te pongo a parir y mañana nos comemos un entrecot juntos», respondía Hernández, que al parecer ha vuelto a hacer muy buenas migas con Lozano en este viaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *