“Un club que tiene una sala de trofeos vacía…”

José Mourinho se quedó a gusto con una rajada histórica sobre su anterior equipo, el Tottenham. El entrenador portugués todavía sigue sin creerse que «un club que tenía una sala de trofeos vacía» le despidiera justo antes de la final de la Carabao Cup, un partido que los spurs acabaron perdieron por 1-0 contra el Manchester City de Pep Guardiola.

El actual técnico de la Roma sigue teniendo una espina clavada con su última aventura en la Premier League, de la que acabó saliendo por la puerta de atrás después de levantar a un equipo hundido tras perder una final de Champions contra el Liverpool.

Es por eso que no ha podido evitar hablar alto y claro sobre la sequía de títulos del Tottenham en los últimos «50 años». «Esa fue la vez que más… No sé, me quedé como: ‘¡Venga ya!’ El Tottenhan no ha ganado nada en 50 años, o yo no recuerdo cuándo», relató sobre su salida de un club más inesperada.

De una doble etapa de la que sí guarda buen recuerdo es la del Chelsea. Pese a que, al igual que con el Tottenham, Mourinho no consiguió levantar la Copa de Europa, el luso siempre tiene buenas palabras sobre el equipo de Londres. «Con el paso del tiempo, las diferencias con otros técnicos pasa y solo quedan buenos recuerdos», dijo en el pódcast de su antiguo jugador Obi Mikel.

Mourinho raja del Tottenham

De esa época lleva una fecha grabada, la del partido número 100 del mítico Arsène Wenger con el Arsenal, quien «no podrá olvidar que mi Chelsea le ganó 6-0».

See also  PSV, en directo: resultado, goles y minuto a minuto del partido de Champions League hoy

Pero si algo enfadaba a Mourinho era la derrota. Durante su etapa en el Real Madrid, en la que hubo altibajos, el portugués era una garantía de que los blancos debían pelear por la victoria hasta el último suspiro. De hecho, cuanto más pronto se dejara sellada mejor.

De ahí su filosofía, la cual explicó en sus últimas declaraciones: «En cada partido que jugábamos en Stamford Bridge, si no nos íbamos al descanso con un 2-0 a favor, realmente me cabreaba».

Salah y De Bruyne huyeron de Mourinho

Por Mourinho han pasado decenas de estrellas, algunas recordadas de por vida como sus aprendices, y otras que se embarcaron a otros nuevos retos alejados de él. Ejemplo de esto último son Mohamed Salah y Kevin de Bruyne, a quienes tuvo a sus órdenes en el Chelsea, pero que al ver el nivel de competitividad decidieron buscar un nuevo rumbo, uno a la Roma y otro al Wolfsburgo.

«Se fueron porque lo quisieron así… No querían esperar y competir por el puesto. Cuando la gente dice que yo dejé que se marcharan, yo les digo que fue todo lo contrario. Yo aposté por ellos, pero para ser jugador del Chelsea debes esforzarte y esperar tu momento. Ellos no quisieron», detalló Mourinho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *